Constantemente las personas de la tercera edad, sin sentir sed, dejan de tomar líquidos. Esta deshidratación puede causar confusión mental abrupta, bajada de la tensión arterial, aumento de los latidos cardíacos (batidora), angina (dolor en el pecho), estado de coma e incluso la muerte.