mujer estresada

En una época donde todo el mundo está en movimiento y con la constante sensación de que hay que hacer una docena de cosas, la gente ha empezado a pensar que el estrés y la ansiedad son emociones tan comunes como la felicidad.


A medida que hemos desarrollado nuestra capacidad de razonar, el pensamiento abstracto ha dado lugar a una prolongación del estrés. Ahora el estrés no solo aparece cuando nos sentimos amenazados, sino también cuando se percibe o anticipa una amenaza. Esta amenaza percibida o anticipada no tiene que ser siquiera una amenaza real. A menudo estamos en la seguridad de nuestra propia cama y permanecemos preocupados por un millón de cosas. 

Ahora nos exponemos continuamente a un estrés crónico que nuestro cuerpo nunca tuvo la intención ni la capacidad de hacer frente.

Para aquellos versados ​​en la ansiedad y conocedores de la investigación asociada a ella, nada de esto es novedoso. Pero, ¿sabías que el estrés crónico puede llegar a cambiar nuestro patrón de ondas cerebrales, de tal modo que nos resulta cada vez más difícil llegar a relajarnos?. Con el tiempo, estos patrones se fortalecen y se hacen permanentes. Esto nos lleva a la teoría del huevo y la gallina. ¿Son los pensamientos de ansiedad los que forman un patrón biológico ansioso o es ese patrón biológico el que provoca los pensamientos de ansiedad? Se puede argumentar en ambos sentidos. 

Una vez conocida esta circunstancia ¿qué podemos hacer al respecto?

Técnicas Cognitivo-conductuales:

El tratamiento más comúnmente aceptado para la ansiedad son las técnicas cognitivo-conductuales, acompañadas de técnicas de relajación. Estas técnicas funcionan porque ayudan a la persona a controlar sus pensamientos llevándolos a un estado de ánimo relajado. Es seguro que si los pensamientos de ansiedad cambian el cerebro, los pensamientos tranquilos resultarán en cambios biológicos también.

Biofeedback

 La biorretroalimentación implica sistemas biológicos de monitoreo (frecuencia cardíaca, presión arterial, etc) que son mostrados al paciente. Éste aprende cómo reducir estos marcadores biológicos, usando la respiración, la meditación u otras técnicas de relajación. Se practican dichas técnicas con la retroalimentación visual de la respuesta fisiológica, hasta lograr controlarlo.

Neurofeedback

Neurofeedback es un proceso mediante el cual se entrena al cerebro en tiempo real, ayudándolo a que aumente su eficiencia y efectividad. Utiliza dispositivos de monitoreo (electroencefalograma) para proporcionar información instantánea sobre la actividad general del cerebro, proporcionando datos sobre su funcionamiento y las conexiones entre las distintas áreas cerebrales.

El Neurofeedback es la técnica que en los últimos años está resultando más novedosa y efectiva para reducir el estrés y la ansiedad de manera permanente.

El Neurofeedback existe hace más de 40 años y se ha utilizado en diversos ámbitos de la investigación y la terapia. Pero cada vez es más común su utilización gracias a que la tecnología se ha hecho más rentable y transportable, llegando a convertirse en un tratamiento eficaz para otros trastornos como:

  • Apnea del sueño
  • Déficit de atención (TDAH)
  • Depresión
  • Desordenes alimenticios
  • Epilepsia
  • Migraña
  • Alzheimer
  • Síndrome premenstrual
  • Trastorno obsesivo-compulsivo
  • Transtornos del sueño
  • Accidentes Cerebrovasculares (ACV)
  • Tics

Artículo Fuente: